Ray Ban Wayfarer Negra Y Blanca

the 3 weirdest things you

“Con el permiso de Churchill, el capitalismo es el peor sistema que existe. Exceptuando a todos los demás”, concluye el economista irreverente, entrevistado este fin de semana en EL MUNDO. “Eso no quiere que el modelo con el que funcionamos ahora sea el mejor posible.

Una lata, a punto ya de caer, se engancha en la espiral de la máquina expendedora. La cuchara se hunde en el cuenco de sopa, la pelota de baloncesto rueda y bota sobre el aro de la cancha sin entrar, la tostada cae en el suelo por el lado de la mermelada. Como banda sonora, una pieza musical de emotiva tristeza que Samuel Barber (1910 1981) compuso en 1938, Adagio for Strings (Adagio para cuerdas)..

Y el boxeo apareció como una manera de sobrevivir. Sin querer, la rabia que llevas, los problemas, el enfado que tienes con tu familia, con tu trabajo. Aprendes a enfrentarlo, porque en el ring te enfrentas a tus miedos: al ridículo, al dolor, a la derrota.

Pero fijaos ahora en la luminosa personalidad de este ratón de la imagen. Su cola exuberante y sus ojos de botón parecen indicarte que “lo más importante en la naturaleza está en lo más pequeo”. Se ve que está haciendo bien la digestión por esa barriga ahíta cuajada de cuentas azules, y también percibimos que estamos ante un tipo enamoradizo porque sus pies se sustentan sobre una carnosa boca de labios satinados: eso si que es un cojín para sobrellevar la mostrenca realidad! Qué más puedo decir.

Más por rabia y orgullo, los de Marcelino apretaron hasta el final. Perotti remató alto un centro de Cáceres y Reyes, que, como su equipo, bajó el nivel en la segunda mitad, buscó con intención la escuadra pero sin acierto. El Espanyol controló bien, no pasó apuros e incluso pudo ganar en una volea de Galán que se marchó fuera en el tiempo aadido.

Cogía en mi mano un libro tras otro y me decía: no, no es eso. Leía periódicos de todas las tendencias posibles y volvía a repetirme: no, no es eso Dos citas que me reconciliaban conmigo mismo. Una obra y una biografía sugerentes, radicales y aún por descubrir (ah, sus andanzas argentinas).

En este clip, la investigadora del Doane College de Nebraska (EE. UU.) Raychelle Burks, aficionada al género zombi, aprovecha el final de la cuarta temporada de la serie de televisión The walking dead para ofrecer una receta de colonia contra zombis. Según Burks, perfumarse con olor a cadáver podría lograr que los muertos vivientes pasaran de largo en busca de otra comida más fresca.

Deja un comentario