Ray Ban Graduadas Con Cristales Originales

una historia de quijotes

Cada vez que se publican declaraciones de tipo (como cuando Kirsten Dunst dijo que “a veces necesitas a tu pr azul. Un hombre es un hombre y una mujer es una mujer y as funcionan las relaciones”) se produce una minitormenta medi que va de las webs feministas a los medios mainstream y un peque reguero de art y comentarios, generalmente censurando la actitud de estas artistas. Y muchos inciden en que estas mujeres quiz no han entendido de qu est hablando.

La moderadora de la mesa redonda, la periodista de CNN Gabriela Frías, preguntó por “desequilibrios fuertes en países populistas como Argentina y Venezuela”. Ni Lagarde ni los demás penalistas respondieron de inmediato. Guardaron silencio. Así nos roban: técnicas de saqueo municipalDe vez en cuando en televisi un rojillo afirma: corrupci es sist Entonces alguien, generalmente del PP, se cubre con la m de la indignaci y, desde el pedestal construido por su partido, contesta: llamando corruptos a los 26.000 concejales de mi partido? esas miles de personas abnegadas que est en pueblos peque trabajando y desvivi por sus vecinos? El rojillo se la envaina y dice: no, a esos claro que no Aunque en su fuero interno piensa: a todos. Del primero al primero que llama la atenci es que parece que nadie se ha parado a pensar que cuando se ponen como ejemplo de abnegaci y honradez los concejales los pueblos peque parece deducirse que nada bueno se puede decir de los los pueblos grandes No ser yo quien niegue esto. Si los propios adalides del PP dan por hecho que los concejales y alcaldes de ciudades y capitales son indefendibles y est enfangados hasta el tu no es cosa de llevarles la contraria.

Allí podría haber, a su vez, infectado a otros compaeros médicos (norteamericanos o, para el caso, de cualquier otro país, incluída Espaa) que, sin saber aún que habían sido infectados, volviesen a sus países de origen sin control ninguno. Hace poco leí una entrevista a una mujer que, trabajando en similares condiciones, se infectó, posiblemente durante momentos críticos de tratamiento a un paciente con convulsiones, y la mujer olvidó, o no tuvo tiempo, de ponerse los guantes; afortunadamente en su caso, fue de malaria y no ébola. Estas cosas pasan, especialmente allí, dadas las condiciones descritas.

Está claro que independientemente de sus bravuconadas verbales y de su excesiva forma de entender el fútbol, en lo que respecta al Atlético, es uno de los grandes entrenadores de su historia, al nivel de Luis o (si me lo permiten) del Cholo. Contar con cracks de talla mundial de la época como Ben Barek y Carlsson, y de nacional como el ya citado Escudero o Pérez Payá lo hizo mucho más fácil sin duda. El hecho de ser también uno de los grandes entrenadores históricos de dos trasatlánticos como Inter y Bara habla bien a las claras de quién estamos hablando..

Deja un comentario