Ray Ban Clubmaster Hombre

the home that you can’t call your own

Con la obra de Resnais se podría aplicar la misma lógica, ya que se presenta como un enigma desde el instante en que sus dos protagonistas (o tres, si incluimos al que sería el esposo del personaje femenino) están despojados de identidad. L es X y ella es A. L la persigue incesantemente por un hotel tratando de convencerla de que ya estuvieron juntos, el ao pasado, amándose allí mismo en Marienbad.

Biografía, palmarés, estadísticas: Brett Lorenzo Favre nació el 10 de octubre de 1969 en Gulfport, Mississippi. Debutó como profesional en 1991 en los Atlanta Falcons. Entre 1992 y 2007 jugó en los Green Bay Packers. Y todos resultaron fieles. El parador HSBC, en José Ignacio, con beneficios exclusivos para clientes, da cuenta de ello. Los camastros que ofrece exigen reservas diarias hasta con días de anticipación, un beneficio que, para el resto de los mortales, implica tasas brasileas para pertenecer, a razón de mil dólares la tarde.

Además, es tal su compromiso con este lugar que ha decidido destinar parte de lo cobrado por esta campaa (le han pagado unos 10 millones de dólares) a la fundación que tiene en este país. Pero de repente te llevas un GOLPE, ya que te das de bruces con un lujosísimo bolso de Vuitton, símbolo del lujo, de la exclusividad y de un determinado estatus social, en una barca humilde, como en la que se trasladarán los camboyanos que lograrían mejorar notablemente sus condiciones de vida con el dineral que cuesta uno de los bolsos de esta marca. Tienes un ordenador, un móvil, una tele, te vistes todos los días no? Supongo.

Pero con la digitalizaci el espectro radioel se fracciona y se optimiza. Por cada frecuencia de 6 MHz, en vez de una sola cadena, se pueden ahora transmitir hasta seis u ocho se y se multiplica de ese modo la cantidad de canales. Donde antes, en una zona hab siete, ocho o diez canales, ahora hay cincuenta, sesenta, setenta o centenares de canales digitales Esa explosi del n de cadenas disponibles, particularmente por cable y sat dej obsoleta la fidelidad del telespectador a un canal de preferencia y suprimi la linealidad.

Nos dividimos en lo bueno y lo malo, de acuerdo con antiguos preceptos y mandamientos y conveniencias, en lugar de aceptar nuestro todo natural, y nos desbordamos de culpas por amar o por no amar o por olvidar. Y la verdad es que somos pétalos y espinas, aunque pretendamos amar sólo los pétalos y tratemos de esconder las espinas. Somos rebao e individualidad, blanco, negro y gris, un ejército de voluntades guiado por verdades y absolutos que no hemos querido desentraar, y desfilamos tomados de la mano sin saber a dónde vamos.

Deja un comentario